Entre los suplementos deportivos más consumidos se encuentran aquellos que tienen a la creatina como ingrediente principal. Innumerables casos alrededor del mundo han corroborado su eficacia, permitiendo a las personas que los toman alcanzar sus objetivos y mejorar su condición física. Por eso, si tú también deseas empezar a tomarlos, este artículo te será de gran ayuda para saber todo al respecto.

Durante el entrenamiento, hay muchas formas de mejorar el rendimiento para realizar rutinas intensas y ejercicios que exigen más energía. No obstante, todo esfuerzo a corto plazo necesita que el organismo produzca una mayor cantidad de creatina y fosfocreatina intramuscular. De modo que, el consumo de monohidrato de creatina ayudará a la síntesis de ATP, que se verá reflejada en una mejor eficiencia metabólica para llevar a cabo ejercicios de alta intensidad.

En situaciones normales, el aumento total de creatina en los tejidos musculares oscila entre 10 a 25%. Mientras que cuando se trata de fosfocreatina puede llegar a ser de 20 a 40%. Esto puede variar dependiendo el organismo de algunas personas, pero las siguientes recomendaciones para su administración siempre son aplicables.

En lo que se conoce como la “fase de carga”, es aconsejable que se consuma un promedio de 200 miligramos por cada kilo, tomando como referencia el peso que tenga el individuo. En los tres primeros días esta ingesta debe estar acompañada de carbohidratos. Luego, para mantener niveles adecuados de creatina, solo será necesario 50mg.

Varios estudios han comprobado que la glucosa incrementa la asimilación de creatina, un efecto que es producto de la liberación de insulina. Para conseguir esto se puede optar por comer frutas o beber su zumo, pero también es una buena alternativa tomar un batido de proteínas hidrolizadas con carbohidratos justo luego del entrenamiento.

El consumo de suplementos deportivos basados en la creatina debe ser administrado durante el día, lo más recomendable es distribuirlo en dosis durante el desayuno, después del ejercicio y antes de acostarse. Sin embargo, es necesario aclarar que una “fase de descarga” es imprescindible, ya que la producción endógena de este compuesto disminuirá eventualmente. De cuatro a ocho semanas de descanso son suficientes.

Para terminar, es necesario tener presente que estos suplementos deportivos suelen aumentar ligeramente el peso corporal del usuario. Esto se debe al “efecto voluminizador”, que es una consecuencia directa de la retención hídrica intramuscular. De modo que, nunca está demás tener en consideración estas variaciones, más aún cuando se trata de deportistas y su rendimiento.